miércoles, 24 de noviembre de 2010

LOS CONFLICTOS Y EL VALOR DEL AGUA EN EL VALLE DE ICA


Los conflictos del agua, están mas cerca de lo que pensamos, hace poco tuvimos un conflicto que tuvo repercusión nacional, como es el conflicto que ha originado el proyecto Majes Siguas II entre las regiones, Arequipa y Cusco.

Otro de los próximos conflictos será el enfrentamientos entre pequeños y grandes usuarios del uso del recurso hídrico en los proyectos de irrigación. Por ejemplo en el caso de Olmos, solo se destinará agua para 5.500 hectáreas de la pequeña agricultura. El resto de las 38 mil hectáreas son para los agro exportadores o inversionistas grandes.

En el caso de Ica, el hipotético trasvase del agua de las zonas alto andinas de Huancavelica, hacia el valle de Ica, constituiría o no, un gran conflicto de connotaciones nacionales, entre las regiones de Ica y Huancavelica?

Es urgente y a la vez necesario lograr un acuerdo a traves de un dialogo; de lo contrario el conflicto por el agua, sera inminente.
El valor del Agua en la Costa
A proposito de conflictos, Fernando Cilloniz, dice lo siguiente sobre el Valor del Agua en la costa:
El recurso Natural mas valioso que requiere la agricultura de nuestra costa es el agua. Sin embargo, muchos agricultores no están dispuestos a pagar un precio justo por ella. Es verdad que detrás de esa negativa están algunos políticos e intelectuales demagogos, pero el hecho es que el desprecio por el agua constituye un error que no esta costando cada vez mas caro.

Entonces, aparte de corregir el error estableciendo tarifas de agua razonables, donde se pague en función al consumo, el estado debería retribuir económicamente -Vía una redistribución de impuestos- a aquellas regiones de la Sierra que dispongan de aguas sobrantes que podrían trasvasarse a la costa.

Por ejemplo, Espinar -en el Cusco- debería recibir del gobierno central una parte de los tributos que se generarían en Majes - Siguas si se llevara a cabo el proyecto en mención. Y así por el estilo. Toda la sierra debería ser retribuida económicamente por el agua que provea a la costa.